lunes, 11 de febrero de 2008

La Creatividad según Abraham Maslow

Abraham Maslow

La actitud creativa

El autor comienza estableciendo que una persona creativa, es una persona sana, conectada con su humanidad.

También supone que una Educación a través del Arte, puede ser muy importante no tanto para
producir obras de arte, sino para convertirlo en paradigma de toda educación.

A partir de la sospecha de un cambio de ritmo en la historia basado en que los descubrimientos en todos los terrenos son muchos y en menor tiempo, el autor dice que el hombre analiza estos eventos con una estructura mental de siglos anteriores. Dichas estructuras mentales están forjadas en la educación cientificista que, por un lado, valida toda propuesta de conocimiento y por el otro limita la propia capacidad humana. Utiliza como ejemplo el M.I.T. que ha elegido para la formación de sus ingenieros, métodos que los enfrenten con problemas nuevos y situaciones totalmente inexploradas con anterioridad para fortalecer su creatividad, que se sienta a gusto con lo nuevo y que aprenda a manejar cada situación como única, sin compararla con otras.

Las antiguas teorías parecen congelar la realidad para poder abarcarla. A.M. dice que el mundo actual es movimiento constante y que las sociedades deben formar hombres lo bastante seguros de sí mismos como para poder improvisar en situaciones que jamás hayan existido. Las sociedades que no los formen de ésta manera, desaparecerán.
A.M. enfatiza aquí la improvisación y la inspiración estableciendo que, gracias al análisis psicológico, se puede distinguir entre creatividad primaria y secundaria, siendo la primera inspiración y la otra trabajo, apoyado en otras virtudes como la obstinación, paciencia, laboriosidad.

En este punto se enfatiza que la riqueza del espíritu creativo está en el proceso de la realización, en el mientras tanto y que esto era mucho mas notorio en las mujeres, dado que se comprometían mas con el proceso que con los resultados exitosos.

La persona que crea, vive sólo en el momento (“perderse en el presente”). Se la describe como pérdida del sí mismo o del ego, como una trascendencia del sí mismo. Se provoca una fusión con el asunto-entre-manos, una unidad del sí mismo con lo otro. Se habla también de éxtasis, rapto, exaltación, etc.
Qué sucede en esos momentos:

1) Renunciar al pasado:
El pasado está dentro de la persona, es constitutivo de ella y está activo y vivo en la medida que haya recreado a la persona.

2) Renunciar al futuro:
Evitar la idea de presente como preparación del futuro. Situarse en el aquí y ahora de forma “inocente”.

3) Reducción de la conciencia:
La tarea implica una alineación, una separación de los demás aunque un acercamiento a nosotros mismos.

4) Pérdida del ego:
La unificación con el objeto, hace que el sujeto deje de lado el ego, pasaría a construirse un “todo” ego-experiencial. (Sin embargo en este párrafo puede interpretarse que existen diferentes tipos de “ego” y que la creatividad secundaria, necesita de autocrítica, auto-observación, auto-conciencia)

5)Los temores desaparecen:
Nuestros miedos y ansiedades tienden a desaparecer, así como nuestras depresiones y neurosis (si no son tan extremas). Por ese rato somos valientes, confiados, etc.

6) Disminución de las defensas e inhibiciones:
Tanto los mecanismos inhibitorios como los mecanismos de control, tienden a desaparecer, lo mismo que las defensas contra el peligro y la amenaza.


7) Fortaleza y coraje:
Es el valor el que nos acerca a lo desconocido. Obstinación, perseverancia y autosuficiencia son consecuencia de ese estar absorto en la realidad con la consecuente pérdida de todo mecanismo que nos vincule con el medio.

Se citan otras particularidades del proceso creativo que son desprendimientos de las anteriores explicadas. Se destacan por último la máxima expresividad y la máxima espontaneidad. Antes de esto último se habla de la receptividad taoísta, que comprendo como un modo de explicar lo mismo que se viene desarrollando desde otra postura filosófica de donde se desprende que la obra fluirá a través de esa unión con el objeto. “Si quieres dibujar un pájaro, debes convertirte en pájaro” (Hokusai)

Un enfoque holista de la creatividad

El autor nuevamente centra la discusión en la herramienta que determinará la incorporación de un nuevo conocimiento y sospecha que (otra vez...) la metodología tradicional, no le es útil. Ironiza escribiendo que los científicos querrán encontrar el botón de la creatividad, o le querrán conectar electrodos.
Sería imposible determinar la cantidad de factores que intervienen en la constitución de una personalidad creativa. Como también sería muy difícil suponer que toda relación causa-efecto, no determina las otras partes del sistema, por lo tanto se trata de armar una herramienta que contemple la totalidad del sujeto y no “el problema” escindido de toda relación con la totalidad.
Sumando estudios de otros colegas, compara tablas y descubre la directa relación, por coincidencia de factores, entre la personalidad creativa, la persona en pleno funcionamiento (Rogers), La persona individualizada (Jung), La persona autónoma (Fromm), etc.
Por lo dicho, el autor, prefiere hablar mas de un clima capaz de incrementar la creatividad del sujeto, mas que los modelos básicos de educación en general.

Bloqueos emocionales de la creatividad


Aquí el autor se pregunta cómo la persona creativa, se vincula con el resto, por ejemplo en una relación laboral. Sostiene que la creatividad es algo que no sólo no conocemos sino que tememos reconocer. Entonces basa su opinión en diferentes estudios con grupos de científicos, rígidos, estrechos, capaces de colaborar unos con otros armónicamente (como modelo opuesto al de la personalidad creativa que para el contexto, será mas anárquica), y califica a todo esto como creatividad y ciencia secundarias.
Entonces la creatividad primaria está en todos nosotros. Esto se demuestra realizando experiencias de liberación de creatividad y prueba que la misma está reprimida por una serie de patologías que, en mayor o en menor grado, todos tenemos.
El autor dice que estas personas están “nítidamente escindidas” debido a que teme a sus emociones, a sus impulsos instintivos mas profundos, a su yo mas recóndito, por eso lo reprime desesperadamente. Siente enloquecer. Lucha con el mundo externo cuando éste le recuerda algún peligro interno. El mundo exterior se convierte en imágenes de su lucha interna. El obsesivo-compulsivo renuncia a esa creatividad primaria, a sus posibilidades artísticas, a su poesía, a su imaginación. Ahoga todo infantilismo sano. Es decir que una persona obsesivo-compulsiva, puede llegar a ser un excelente profesional pagando un precio enorme: La negación como sujeto para sí.

El sentido común significa vivir en el mundo tal cual es, pero las personas creativas son aquellas que no aceptan el mundo tal cual es, sino que quieren construir otro mundo.


La necesidad de personas creativas

Las personas creativas (como se explica mas arriba) están mas en contacto con su humanidad, por lo tanto serán personas con una destreza natural para vincularse con los demás desde otros lugares.



Nuevos conceptos de la enseñanza

Lo que se propone en este punto, es educar improvisadores que sean capaces de disfrutar con situaciones nuevas aquí y ahora. Una nueva clase de ser humano que pueda divorciarse de su pasado, que sea lo suficientemente fuerte, valeroso y confiado para confiar en sí mismo en la situación presente e improvisar ante el problema, sin previa preparación, si es necesario. Debemos interesarnos mas por el proceso creativo, la actitud creativa y la persona creativa mas que en el producto creativo. Centrarnos mas en la creatividad primaria que en la secundaria.

A modo de conclusión


Algunas posturas actuales no están de l todo de acuerdo con este planteo debido a que, como todo lo que viene de afuera nos llega mal o tergiversado, comprenden este tipo de educación dentro de la escuela, como una formación generalista basada en lo cotidiano, en donde toda profundidad le está negada al estudiante. Entiéndase por “profundidad” conceptos extraños a la escuela como comprensión, opinión, conocimiento, etc., o dicho de otro modo, saber.

En estos discursos también aparecen conceptos como “aprendizaje divertido” (diversión: del latín diversum, supino de divertere, alejar. Fuente: Pequeño Larousse Ilustrado, 1993).
Las palabras siempre dejan un lugar para esconder significados (Heidegger) y aquí se podría interpretar como aprendizaje alejado. Lo curioso es que a la escuela se la critica, también, alejarse de la realidad, que la currícula no refleja la realidad y ese fue el fundamento de la teoría del “cotidianismo”.

La escuela entonces paso a contarle al estudiante lo cotidiano, escolarizó la cotidianeidad. Lo cual también es ridículo porque el estudiante “vive” lo cotidiano, no necesita darle forma en la escuela. La escuela debe apuntar a confrontar lo cotidiano nutriendo al sujeto con conocimientos que ayuden a armar un plafón, un paraguas, que le permita ser dúctil sin confundir esto con el generalismo. Tal vez habría que elegir pocas ideas y desarrollarlas en profundidad construyendo en los primeros pasos del sujeto, esta suerte de macro-marco que a la larga va a generar una estructura de pensamiento adaptable a cualquier situación, con lo estoy mas de acuerdo...

2 comentarios:

rosana dijo...

Me encantaron los conceptos de Abraham Maslow. Me sentí identificada porque muchas veces sentí mi creatividad primaria, reprimida por no estar conforme con el resultado, pretendiendo una calidad de lo creado comparable con los grandes artistas. Sin embargo, el placer que causa la unión con el objeto durante el proceso de creación, vale más que el propio resultado. El creador suele ser más cruel´que los demás en la crítica de su propia obra. En cuanto a la escuela, como institución, acuerdo también, sin olvidar que la escuela la hacen sus maestros, y por suerte algunos, también queremos ser creativos y sembrar la improvisación creativa en nuestros alumnos, para que puedan resolver su presente cotidiano. ROSANA

María Leticia Sánchez Pazarán dijo...

La personalidad creadora se forma desde el momento en que un educador se fundamenta en un Enfoque holista, porque permite abordar el aprendizaje desde todas las dimensiones, sin dejar de lado ninguana de ellas. Con el propósito de prender en el estudiante esa chispa que le permitira emprender una forma nueva de hacer lo que hace. Atte. lety pazarán